La crisis no afloja y pega fuerte en los centros urbanos. Un informe del Centro de Estudios Metropolitanos reveló que casi la mitad de la población de la Ciudad y el Gran Buenos Aires come menos por la crisis, y el 60% no llega a fin de mes por sufrir «fuertes inseguridades económicas» marcadas por ingresos insuficientes, situación personal mala, miedo a perder el trabajo, pesimismo generalizado.

“Si se lo compara con la última coyuntura electoral, entre el 10% y el 20% se encuentra peor”, expresó el informe que publica hoy Política Argentina y agrega que en septiembre de 2019 el malestar social continuó muy elevado. “Cerca de dos tercios de la población considera que está peor que un año atrás. En la zona oeste del Conurbano la situación es aún más desfavorable”.

Además, indicó que el 45% de los entrevistados afirmó que disminuyó la porción de comida por problemas en sus ingresos. Esa problemática alcanza al 57% de los habitantes del segundo cordón del Conurbano.

Según el CEM, el 31% de los habitantes de AMBA dijo haber «tenido hambre» por problemas de ingresos debido a la actual crisis económica contra el 18% que en 2017 afirmaba haber sufrido ese inconveniente. Por lo pronto, el 41% de los encuestados indicaron que «tiene miedo» a perder el trabajo en el corto plazo.

«La crisis que comenzó en 2018, y que se agravó en 2019, tuvo un fuerte impacto en los bolsillos de la habitantes del AMBA; sobre todo en su mesa», afirmaron los encargados de llevar adelante la investigación auspiciada por la UMET, la Universidad Nacional de Hurlingham y la Universidad Nacional Arturo Jauretche.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here