Los resultados de la PASO del 11 de agosto dejó a los aliados radicales del PRO en estado de shock y furiosos con Mauricio Macri y su núcleo duro al que responsabilizan de la estrategia que diseñaron para la campaña.

Por eso el Comité Nacional decidió en su última reunión apartarse de las estrategias macristas y trabajar la campaña de cara al 27 de octubre por su lado, priorizando a sus candidatos a los distintos cargos electorales que se pondrán en disputa en las generales.

Los principales responsables a los que apuntan los radicales son Durán Barba y Marcos Peña a quienes literalmente no quieren ni ver. Por eso eligieron a Rogelio Frigerio, ministro del interior, como el interlocutor del gobierno a quien le comunicarán su decisión.

“Los radicales queremos volver a hacer una campaña más tradicional, volver a las fuentes y darle otra relevancia a nuestros candidatos a senadores y diputados nacionales. Ya no es solo Mauricio” afirmó uno de los asistentes al encuentro.

El otro tema que les queda por resolver es la continuidad o no de la alianza con el PRO a nivel parlamentario en el caso de que el Frente de Todos llegue al gobierno el 10 de diciembre. En esa cuestión están bastante divididos entre quienes quieren mantener la coalición y los que prefieron que haya un bloque radical propio tanto en diputados como en senadores y no como interbloque como hasta ahora. Se resolvera después del 27 de octubre.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here