Una mezcla de sorpresa y de bronca invade hoy a las organizaciones de Derechos Humanos de La Plata luego de que una carta personalizada de María Eugenia Vidal –en el marco de la campaña- le llagará a un desaparecido por la última dictadura militar. La denuncia fue realizada en redes sociales por el círculo íntimo de la víctima.

La nota estaban dirigida, con nombre y apellidoa Luis Ignacio López Comendador, secuestrado el 27 de junio de 1977 por un grupo de tareas.

Fue su hermana Alejandra la que reveló el repudiable hecho a través de la difusión de un video en la cuenta de Twitter de la diputada provincial Florencia Saintout.

Según consigna el portal Contexto, Luis Ignacio López Comendador era estudiante de Veterinaria en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y militante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP). Antes, había militado en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) cuando estudiaba en el bachillerato de Bellas Artes. Lo conocían como “Tribi” o “Loco”.

“Hola Luis. Hoy te escribo para contarte algo importante y hacerte un pedido muy especial”, era el encabezado de la misiva que fue depositada en la casa de 57, entre 12 y 13, donde aún viven sus familiares. Allí fue testigo del secuestro del poeta platense Luis Favero.

Lo más perverso aún es que los datos y el domicilio de Comendador figuran en el Padrón Electoral bonaerense:

Muy probablemente este haya hecho que los operadores de Juntos por el Cambio incluyeran a López Comendador -y quién sabe a cuántos desaparecidos más- en la tirada de cartas proselitistas que lanzaron de cara a las elecciones. Un hecho aberrante, repudiable y despreciable.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here