Por la baja de la demanda interna, el holding brasileño Itausa, controlante de la textil Alpargatas, anunció la venta de tres plantas y una desmontadora de algodón por 14 millones de dólares. De este modo, la firma brasileña dejó de operar en el mercado textil local, donde producía denim, la tela con la que se fabrican los jeans.

Según se informó, la planta de Florencio Varela fue vendida a Cladd Industria Textil Argentina. El año pasado, se había producido una reducción del personal por la baja en la producción y fueron despedidos 35 trabajadores de la planta de Varela, 51 en Catamarca, 60 en Corrientes.

A partir de la asunción del gobierno de Mauricio Macri, la empresa pasó de tener 3700 empleados a 2400, lo que significa que un tercio de los trabajadores de Alpargatas Argentinas fue despedido en estos últimos años.

Volviendo a las últimas novedades, también se comunicó que las filiales de Alpargatas en Corrientes y Chaco, donde operaba la desmotadora, pasaron a manos de la argentina Marfra.

El derrumbe del mercado interno, provocado por la caída del poder adquisitivo de la sociedad, provoca cada día un nuevo cierre de empresa, en especial golpeando aquellas pequeñas y medianas empresas que dependen del consumo local.

En este caso, la noticia de que una empresa, como la firma brasileña controlante de Alpargatas, se va del país no es aislada. Hace unos días, la firma estadounidense VF Corporation, dueña de las marcas Wrangler y Lee, informó que cerrará sus locales comerciales en Argentina: en los shoppings Alto Palermo, Abasto, Alto Avellaneda y Unicenter. En 2017, la empresa había cerrado su planta en La Rioja dejando, en su momento, más de 100 trabajadores en la calle.

Fuente: Primereando

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here