Con la mitad de mayo transcurrido, la ilusión de las concesionarias de automóviles de una recuperación se va desvaneciendo y, por primera vez, los vendedores de 0km creen que el 2019 cerrará con un volumen de operaciones por debajo de las 500.000 unidades.

De acuerdo con estas estimaciones, el derrumbe de las ventas puede ser de más de 40% respecto a las 803.000 unidades del año pasado, muy pero muy lejos del millón al que se soñaba llegar hace tan sólo dos.

Desde el primer día de este año, se patentaron 192.000 vehículos, un 50% por debajo de igual período del 2018. No sólo eso. Ya calculan que junio va a ser peor y el número mensual de operaciones podría rondar las 31.000 unidades, lo que se considera un nivel de debacle.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here