Eduardo Fernández, presidente de Apyme Nacional.

Tras reunirse con la titular del FMI Lagarde, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne anunció desde Washington que el Tesoro destinará 9.600 millones de dólares a partir de abril a realizar licitaciones diarias de U$S 60 millones, claramente con el objetivo de reducir las presiones sobre el tipo de cambio. Por su parte, el presidente del BCRA Guido Sandleris ratificó la política monetaria contractiva con altas tasas que ya se mostró ineficaz para frenar a inflación.

En este marco, la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) -que nuclea a mñás de 10 mil empresarios de todo el páis- expresa una vez más su profunda preocupación por las consecuencias de estas políticas en un marco de profundo deterioro social y económico.

“Como ya se ha dicho, el destino de los recursos del FMI no es otro que financiar la actividad especulativa y la fuga de capitales, mientras condena a la destrucción definitiva al conjunto de la economía real”, expresaron a través de un comunicado de prensa.

“Los Anuncios de Economía y del BCRA para frenar el dólar y la inflación configuran el tiro final para la producción, el trabajo y las Pymes”

Con tarifazos y aumentos en marcha, en el día de hoy se confirmó oficialmente que la inflación anual superó el techo del 50%. Sólo en el último año la pérdida del poder adquisitivo acumuló 11,6 por ciento para los trabajadores registrados y 13,8 por ciento para los informales, lo que profundiza la destrucción de la demanda en el mercado interno, principal sustento de las Pymes.

Por su parte, las tasas de referencia que superan el 60% hacen inviable la actividad productiva y comercial. Las Pymes que aún pueden trabajar deben financiarse pagando documentos y descuentos de cheques por más del 55 %.

“En este contexto el conjunto de la industria funciona con apenas un 56, 2 % de su capacidad instalada. Cada día cierran decenas de Pymes y grandes empresas anuncian planes de ajustes, despidos y suspensiones, con el consiguiente perjuicio para miles de contratistas y subsidiarias”, detalló la entidad.

Desde que comenzó el actual gobierno se destruyeron 126.100 puestos de trabajo en la industria, el 10 % de la plantilla que existía a fines de 2015. El sector primario, privilegiado por el modelo, tampoco aporta creación de mano de obra; en comparación al período 2011/14, destruyó más de 6.500 puestos de trabajo registrados (UNDAV). Sólo entre 2017 y 2018 el modelo creó millón y medio de nuevos pobres en nuestro país.

Por estos motivos APYME, junto con otras entidades empresarias, presentará un proyecto de Ley de Emergencia para frenar el cierre de empresas y el daño al tejido productivo nacional. Esta iniciativa se dará a conocer el próximo 4 de abril, cuando la representación se movilizará por la Producción y el Trabajo junto con organizaciones gremiales y de la economía social para decir NO al modelo económico y pronunciarse por un país industrializado, con justicia social, desarrollo, soberanía y bienestar para todos sus habitantes.

El texto de la entidad lleva l firma de su presidente, Eduardo Fernández y le secretario a nivel nacional, Juan José Sisca.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here