Eduardo Fernández, presidente de APYME.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) convalidó hoy una suba en la tasa de las letras de liquidez (Leliq) que avanzó 9 puntos básicos y llegó al 44,312% promedio.

Esta es la segunda suba consecutiva luego de que la tasa registrara 30 ruedas seguidas en baja, llegando a su menor nivel -desde la puesta en marcha de agregados monetarios- de 43,937% el jueves pasado.

El proceso inflacionario que promete seguir a lo largo de 2019 alteró el rumbo definido por el equipo de Guido Sandleris para los rendimientos del instrumento, que aún siendo exclusivo para bancos, es la referencia para todo el sistema financiero.

Esto es un golpe letal para el aparto productivo del país, encarnado principalmente en las pequeñas y Medianas Empresas que, impedidas de acceder a créditos productivos o descuento de cheques a una tasa razonable, solo pueden acudir al usurario mercado informal para ganar algo de liquidez, y así afrontar sus costos fijos y variables.

No hay salida posible si la no hay una baja en las tasas de referencia y la presión tributaria sigue in crescendo. Además la AFIP no atiende el reclamo de las PyMES que reclaman se articule algún plan que permita a las empresas nacionales afrontar sus deudas fiscales, que ante la suba desproporcionada de costos y la fenomenal caída en las ventas, debieron incumplir -obligadas- con sus obligaciones fiscales.

En esta línea, desde la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME), explicaron a este medio que, “Este nivel de tasas condena a las Pymes a padecer costos desmedidos a hora de financiarse, condiciones prohibitivas para acceder al crédito productivo y la ruptura de la cadena de pagos”.

“Las Pymes vienen afrontando permanentes incrementos de insumos dolarizados junto con los tarifazos en servicios públicos. Al mismo tiempo, el impacto inflacionario de estas medidas genera fuertes retracciones en la demanda interna, con la consiguiente caída de las ventas”, se quejaron.

En ese sentido, Eduardo Fernández, presidente de la entidad dijo a PDN que “El estado, en esta administración, pone un precio altísimo al crédito absorbiendo la liquidez y consolida un sistema financiero de carácter especulativo, desfinanciando el consumo y la producción. 

“Ahora se nos dice que las pymes nos financiamos barato con impuestos que no podemos pagar, lógica perversa que tiene un solo resultado, más destrucción de fuentes y puestos de trabajo”.

Finalmente, el dirigente explicó que se trata de “una cadena perversa de ausencia de consumo, financiación y apriete fiscal, el único fin claro es la desaparición de miles de pymes”

En la subasta que realizó hoy el Banco Central -en la que adjudicó $190.000 millones- la tasa máxima fue de 44,7491% y la mínima fue de 43,201%.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here