La economía argentina hace agua por todos lados. No hay una sola actividad productiva que haya crecido en los últimos 12 meses y las perspectivas para este año no son mejores.

Ahora se conoció que también la producción de muebles cayó el año pasado. El número de la debacle fue 11,5% en relación al año precedente, mientras que la de madera bajó 1,3% en igual período, según un relevamiento de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima).

De acuerdo al informe que se difundió hoy, el nivel de producción del sector en 2018 es 12% inferior al de 2015.

Los datos se desprenden del Observatorio Faima (Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines) en base al IPI-Indec y relevamientos propios,

El informe detalla que el «74% de las empresas manifestó que la producción cayó en el 2018, mientras que el 72% alertó sobre la caída de ventas y el 44% dijo que espera que la situación empeore en el 2019».

Además, desde la entidad se indicó que «el 30% de las empresas encuestadas señaló que disminuyó su dotación de personal. Este dato es llamativo dado el carácter mano de obra intensivo y de personal calificado difícil de reemplazar del sector que correlaciona con un bajo uso de la capacidad instalada».

Según Faima, las principales preocupaciones pasan por el financiamiento de la demanda para sostenimiento del consumo, el financiamiento de empresas tanto en capital de trabajo como inversión y la carga impositiva.

“La caída del consumo es el principal factor que explica esta dinámica, dada la alta elasticidad que tienen muebles y manufacturas de madera respecto de la merma del salario real”, explicó Leandro Mora Alfonsín, director ejecutivo de Faima a cargo del estudio.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here