El exjuez Daniel Llermanos analizó el accionar judicial de la causa denominada ‘las fotocopias de los cuadernos de la corrupción’.

En diálogo con Somos Radio explicó que “Esta ley que ni siquiera tiene nombre, es una modificación que tiene demasiados lados oscuros, más de los que uno puede suponer.”

Según su hipótesis, “esto lejos de ser una ley, en gran medida fue hecha para generar impunidad”.

“Hay muchas formas, sin arrepentidos, de probar delitos, más en materia de obra pública. debe haber pocos delitos más fáciles de probar que los hechos con participación del Estado”, detalló en diálogo con Néstor Espósito.

“Esto se hizo a muy pocas semanas de sancionar la ley del blanqueo, porque esa ley no sale como pretendía el proyecto oficialista que era con indulto incluido, con amnistía penal incluida”, explicó

Según Llermanos, “La pretensión era que no solo se generara un perdón tributario, como realmente ocurrió, sino que nadie pudiera llamar a alguien que blanqueó 70 millones de dólares y preguntarle el origen”.

Tal su relato, “si un cliente de su estudio le preguntaba si le convenía blanquear o no, los abogados recomendaban no hacerlo en caso de no poder explicar el origen de los fondos”.

Durante el blanqueo la UIF (Unidad de Investigación Financiera) enviaba a los bancos una circular pidiendo el listado de los que blanqueaban, y si la UIF lo pide entonces puede presentarse como querellante en un proceso penal o investigar, “entonces yo decía… esto es como poner el dedo en el enchufe”, explicó

“Esto es una ley tramposa que se creo para darle alguna clase de impunidad para el caso que algún juez penal económico citase a alguno de los blanqueadores de dinero sucio”

La plata de las coimas suele estar oculta, o como producto de facturación apócrifa, con lo que no hacían falta los arrepentidos, bastaba con auditar la obra pública”, dijo.

Finalente, por las particularidades de la legislación, Llermanos detalló que “basta con que en el juicio oral, el arrepentido diga que ‘estaba preso en un lugar asqueroso, yo estoy acostumbrado al comfort y quería estar con mi familia, que dije lo que me pidieron, es más… lo redactó el fiscal’, esto va a pasar”, y agregó , “inmediatamente se va a caer el acuerdo, porque el arrepentido confesó bajo apremio y la causa se va a caer”, apuntó.

Finalmente explicó que “el arrepentido” no incurrió en falso testimonio, porque nunca deja de ser una persona imputada, con lo que quedaría en libertad. “Por lo tanto, esta es una ley tramposa para ser usada políticamente”, concluyó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here