La corrida cambiaria del pasado viernes -que dejó la divisa al borde de los 30 pesos- y que el gobierno insiste en llamar «turbulencias», dejó un vendaval de tensiones en el gabinete. Muchos funcionarios del gobierno viene hablando de instaurar -como hizo en su momento el kirchnerismo- un impuesto al turismo, para morijerar la salida de dólares vía el gasto que hacen los argentinos en el exterior y que el año pasado ascendió a 10 mil millones.

Para Dujovne, un impuesto de ese tipo es su límite a permanecer en el Gobierno, asegura Iprofesional.com. Interpreta que sería una pésima señal hacia el mercado, justo en momentos en que el Gobierno precisa imperiosamente recomponer la confianza perdida.

TE PUEDE INTERESAR: Nélson Castro le apuntó a Lombardi por los despidos en Télam

Sin embargo, varios ministros del gabinete nacional ya daban por hecho la implementación de ese gravamen al turismo, y ya estaban al tanto de los detalles: la alícuota para los pagos con tarjetas fuera de la Argentina sería del 15%.

La presión sobre el tipo de cambio sorprendió a los funcionarios económicos, que no encuentran una explicación racional a lo que está pasando. Admiten, eso sí, que la situación está «mucho más complicada de lo esperado» por la ola de desconfianza que baja desde Wall Street.

Ese «pulgar para abajo» se refleja en los precios de los bonos de la deuda, que caen entre 1% y 2% a diario por la ola de ventas de los grandes fondos de inversión internacionales. El último viernes, esos títulos derraparon hasta 3,5% en Wall Street. Se trata de los mismos fondos que apenas iniciado el año le compraron nada menos que u$s9.000 millones a Caputo.

La tensión en el Gobierno igualmente es alarmante y Dujovne amenaza con renunciar si se aplican nuevos gravámenes del tipo K. Cree que un impuesto al turismo, como quiere parte del gabinete, sería una pésima señal. Se analizan nuevas medidas para calmar al mercado

Sin embargo, la iniciativa está avalada por el presidente del Banco Central, Luis «Toto» Caputo, y también por un sector del gabinete, encabezado por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio

En medio del estrés cambiario, el ministro de Hacienda y Finanzas, y desde algunas semanas coordinador del equipo económico, hizo saber que presentaría la renuncia si Mauricio Macri toma la decisión de avanzar con el gravamen al turismo.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here