Al parecer, los movimientos sociales, por lejos los más perjudicados por las políticas económicas del ministro Nicolás Dujovne, sintieron pena por la difícil situación que atraviesa el pobre, que vive en un “terreno baldío”, y le llevaron un desayuno para que arranque el día con la pancita llena.

“Queremos un baldío”, gritaron militantes de movimientos sociales que esta mañana instalaron ollas populares frente a la mansión de 282 metros cubiertos que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, tiene en el Bajo Belgrano. Con cantos irónicos, realizaron un escrache en el lugar luego de que trascendiera que la millonaria casona tributa como si fuera un baldío.


“Como no tenés para pagar el ABL, te traemos el desayuno”


“Como no tenés para pagar el ABL, te traemos el desayuno” y “ay ay ay qué risa que me da… si vive en un baldío que le den un plan social”, decían algunos de los cantos y carteles que integrantes del Movimiento Evita llevaron hasta la esquina de Mendoza y Cazadores, para escrachar al Ministro. Pero no pudieron llegar hasta el frente de su vivienda. Según consignó Página 12, más de 60 agentes de la Policía de la Ciudad se ubicaron en el lugar, con cordones policiales y vehículos, para bloquear el paso de los manifestantes hacia la residencia inscripta como baldío.

TE PUEDE INTERESAR: Pymes llevan la Emergencia del sector a la legislatura bonaerense

“Nos enteramos de la situación del ministro, que vivía en un baldío pobre y vinimos a visitarlo, le trajimos algo para comer. Pero nos encontramos con que es una casa bastante linda y que mientras el ministro nos está pidiendo que nos ajustemos, que no prendamos la estufa en invierno, se ve que él no tiene esos problemas, aunque sí tiene otros para declarar las propiedades que tiene”, destacó ante los medios presentes Rafael, uno de los participantes del escrache.

La protesta se organizó luego de que el diario cooperativo Tiempo Argentino revelara que Dujovne registró su vivienda en la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) de la Ciudad de Buenos Aires como un terreno baldío. Eso le representa un importante beneficio impositivo, ya que abona 2458,11 pesos mensuales de ABL e impuesto inmobiliario, un monto mucho menor al que correspondería si hubiera declarado correctamente la propiedad: alrededor de 6500 pesos.

Para intentar justificar la situación, el Ministrio dio un insólito argumento: habló de un incendio en los archivos del organismo porteño que, combinado con la pérdida de documentos, habrían impedido que los propietarios de la lujosa edificación paguen los tributos correspondientes.

Los voceros del funcionario señalaron que Dujovne inició trámites en marzo pasado para resolver la situación y aseguraron que “abonará el ABL correspondiente al mayor valor del inmueble desde abril de 2009 hasta la actualidad”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here