Cada cuál en su rol, y como corresponde, buscaron ensanchar aún más la grieta. Uno le pega al periodismo, el otro al kirchnerismo y juntos… a todos los argentinos con sus teorías de conspiración berretas.

Escucha lo que no hay que hacer…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here