En los últimos meses una serie de factores afectaron la actividad, la producción cayó y la escasez resultante impactó con fuerza en el precio. 

El aumento fue del 50 al 70% en sólo dos meses. En negocios porteños, la docena pasó a costar entre $ 40 y $ 66, según un relevamiento del diario Clarín.

Al respecto, Javir Prida, presidente de CAPIA, reconoció que en lo que va de este año el huevo subió un 57% en promedio en todo el país, con variaciones que en algunas regiones fueron del 50% y que en otras llegaron a 63%.

“Esto se debe a que no hubo aumentos para el productor desde septiembre del 2015. Había que hacerlo porque los precios estaban muy atrasados. Todo lo que rodea a la producción de huevos había aumentado, menos el propio producto”, dijo.

Según la cámara, el sector estuvo afectado por muy altas temperaturas en enero y febrero, que hicieron morir a muchos animales y generaron que el resto de las gallinas comiera menos, bajando la producción. También aseguraron que influyó el aumento del dólar, porque muchos de los insumos están atados a la cotización de esa moneda.

También apuntan a que la sequía encareció el precio de la soja y el maíz, principales ingredientes del alimento balanceado que se les da a las gallinas. Y cuentan que, al tener precios “retrasados”, no pudieron “renovar los lotes productivos” al ritmo debido: “Estábamos trabajando con gallinas viejas, que producen menos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here