La Unión Obrera Metalúrgica de Río Grande anunció que «no homologará” el acuerdo suscripto con la cámara de empresas electrónicas radicadas en esa ciudad fueguina, que estipulaba el congelamiento salarial por dos años para los trabajadores del sector a cambio de que no haya despidos ni suspensiones en ese período.

El acuerdo, que generó revuelo en el ámbito sindical pese al respaldo de la conducción nacional del sindicato metalúrgico, fue justificado por el titular de la seccional fueguina Oscar Martínez como la única alternativa posible ante las amenazas de los despidos. «Es como el chiste del prisionero que está condenado a muerte y acepta el dunga-dunga»

Sin embargo ahora, casi un mes después, el gremio anuncio que lo dejará sin efecto porque «desde la firma del acuerdo hemos sufrido todo tipo de ataques por parte de la dirigencia empresarial y política, que nos acusó de haber aceptado algo que no era necesario» según afirmó el secretario adjunto de la UOM Marcos Linares.

«Fuimos víctimas de una extorsión por parte del gobierno nacional, que nos hizo decidir en 48 horas si perdíamos o no 9600 puestos de trabajo, cuando en realidad ahora sabemos que ya tomaron la decisión de erradicar la industria fueguina en el mediano plazo», agregó

Además, el representante metalúrgico argumentó que las autoridades nacionales «cambiaron las reglas del acuerdo» cuando «habilitaron hace pocos días las licencias automáticas para la importación de productos electrónicos, algo que «no fue discutido en las negociaciones previas al acuerdo de noviembre».

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here