Mauricio Macri
La economía PRO no solo trajo pobreza y hambre, también modificó los hábitos de consumo de gran parte de la sociedad.

Los datos sobre recaudación tributaria en agosto el gobierno los interpretó como una muestra que el consumo se está recuperando. Sin embargo, las estadísticas oficiales y privadas muestra una realidad totalmente diferente: el consumo, lejos de recuperarse, mantiene su tendencia descendente.

Según AFIP, la recaudación tributaria en agosto totalizó $ 221.275 millones, de los cuales $ 69.934 millones corresponden al IVA. Este impuesto, que tiene relación directa con las ventas en el mercado interno, creció un 37,5% interanual, unos 16 puntos por encima de la inflación. En ese rubro está incluida la compra de materiales por las empresas de la construcción, sector que se convirtió en un boom gracias a la abundante obra pública que impulsa el gobierno y que creció un 20,3 por ciento.

No obstante, otros números sugieren que los consumidores, en lugar de incrementar su compra de alimentos, lo restringieron. Por ejemplo, las mediciones del Indec sobre las compras en supermercados: en junio fueron, a precios constantes, un 1,2% menores que el mismo mes del año anterior. En los shopping, la caída en ventas fue del 5,1% en términos reales. Para ese momento, AFIP ya batía el parche sobre la recaudación del IVA (un 29,8% de alza en ese mes).

Los ejemplos abundan en los artículos de primera necesidad. El consumo de carne, por ejemplo, tocó este año su punto más bajo. Según el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), los argentinos están consumiendo en promedio 54,9 kilos por persona y por año, la menor cantidad desde que empezaron a llevarse esas estadísticas, en 1958. También el Ministerio de Agroindustria, a través de la Subsecretaría de Lechería, reconoció que en junio de este año se vendió en el mercado interno un 13,3% menos de leche fluida y un 23,7% menos de manteca, quizás como respuesta a los aumentos de precios de estos artículos que registró el Indec (30,2% y 49,8% respectivamente).

CAME, por su parte, estimó que las ventas en comercios minoristas cayeron en julio un 1,6% sobre un ya alicaído mes de julio de 2016. Además, las ventas del Día del Padre fueron un 3,6% menores a las del año pasado, si bien en el Día del Niño se observó una mejora del 1,2%. Con luces y sombras, los indicadores no permiten avalar que a la gente le haya mejorado su poder de compra, como lo sugiere la AFIP.

VíaPORTAL DE NOTICIAS
FuenteTIEMPO ARGENTINO
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here