por Gabriel Eiriz 
@gabrieleiriz

En un encuentro a solas durante su paso por la Ciudad de Buenos Aires, Agustín Rossi, parlamentario del Mercosur por el Frente para la Victoria y ex ministro de Defensa del kirchnerismo, aprovechó un rato de su tiempo para brindar una entrevista exclusiva a Portal de Noticias donde analizó la realidad que atraviesa la sociedad argentina desde el 10 de diciembre, cuando asumió el nuevo gobierno.

El encuentro tuvo lugar en una oficina en la Avenida Callao, donde mate mediante, el funcionario se despachó y habló de todo. La actualidad política-económica fueron el eje central de la charla, pero no faltaron detalles sobre su paso por el gobierno kirchnerista, tanto en su rol como jefe de bloque del FPV en la Cámara de Diputados, y también como ministro de Defensa, desde el junio de 2013 hasta el final del mandato de la presidenta Cristina Fernández.

Temas como el uso actual de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico, la presunta participación del General Milani en cuestiones de inteligencia interior, la persecución política contra la expresidenta, y la recomposición del PJ, fueron también parte sustancial de esta imperdible entrevista cargada de contenido político y críticas al actual gobierno.

¿Cómo está viendo la situación económica, política y social que atraviesa al país desde el 10 de diciembre?

Con mucha preocupación, el deterioro que se ha tenido durante estos siete meses es enorme. La economía está parada, en franco retroceso y recesión, y eso se empieza a notar con efectos gravísimos en el conjunto de la población.

Hay una clara disminución en el empleo formal e informal. Lo que se conoce vulgarmente como «la changa» ha desaparecido y se ve desde el pintor, el albañil, el jardinero y hasta la empleada doméstica que han visto disminuida o eliminada su jornada de trabajo, porqué fundamentalmente todo ese trabajo informal es sostenido con la disponibilidad de recursos de la clase media. Y al no contar con esa disponibilidad en esos sectores, producto del tarifazo y el aumento desmedido de precios, hace que eso esté absolutamente frenado.

El empleo formal también ha sufrido una caída importante en los últimos meses.

Efectivamente, hay trabajadores suspendidos, otros a los que se los obligó a adelantar sus vacaciones y los que peor la están pasando son los que directamente han perdido su trabajo. Todo esto está enmarcado en un plan económico que no hace a la defensa del consumo como uno de sus aspectos fundamentales de la economía, sino que nos dijeron que iba a venir una lluvia de dólares a partir del cuerdo con los buitres y que esto nos iba a permitir garantizar financiamiento externo e inversión extranjera directa.

La realidad es que nada de esto sucedió, y el único ingreso de dólares es porqué hay una bicicleta especulativa a partir de la tasa de interés tan alta que dan las Lebacs, pero nada de inversión extranjera directa.

Entonces uno se tendría que preguntar ¿para qué le pagamos 15 mil millones de dólares a los buitres?.

¿Qué te pasa cuando escuchas a economistas y funcionarios que dicen que era una fantasía que un trabajador de clase media pudiera acceder a determinados bienes y servicios?

Ese es el modelo de la derecha. No creen en la igualdad, tampoco en la inclusión. Para la derecha que existan diferentes clases sociales y que exista una clase alta en condiciones de aprovechar cierta cantidad de servicios y de tener la vida más holgada es lo correcto, y no está bien que los sectores medios tengan estas posibilidades.

La frase de (Javier) González Fraga que sostiene que le dimos celulares, motos, autos y viajes al exterior, en realidad te está diciendo que vos como empleado medio te podes ir de vacaciones cada cuatro años a Calamuchita y en colectivo. Este sería más o menos el escenario.

La realidad no fue que nosotros estuviéramos repartiendo celulares, autos o viajes al exterior. Nosotros lo que hicimos fue darle trabajo a la gente y que ese sueldo les rinda. Por eso tenían subsidiada la luz y el gas.

¿Que le falló al equipo económico de Macri, porqué durante la campaña él decía que lo más sencillo de arreglar eran la salida del cepo y bajar la inflación?

Yo creo que tienen un mal diagnostico, recuerden que (Alfonso) Prat Gay dijo, «vamos a salir del cepo y no va a haber inflación porqué los precios ya están ajustados en un dólar de 15 o 16 pesos» y la verdad es que estaban ajustados al dólar oficial de 10 pesos y el dólar ilegal estaba circunscripto a determinadas operaciones, o para generar un efecto desestabilizante sobre la moneda, por lo tanto, sí generaron más inflación.

El gobierno del que vos formaste parte también tuvo serias dificultades para contener los aumentos de precios.

El problema es que ellos pensaron que la inflación era estrictamente monetaria, entonces decidieron emitir menos, secar la plaza y hoy tienen un escenario de recesión con inflación. La verdad es que la inflación es un problema de precios relativos y también de expectativas devaluacionistas. Y hoy ya tenes un tipo de cambio atrasado, según dicen muchos especialistas, y también va a generar una nueva presión sobre los precios. Amén del castigo autoinflingido que ha sido el tarifazo enorme y las decisiones que ha tomado el Ejecutivo.

El gobierno tiene muchas expectativas puestas en el blanqueo, y la verdad que hemos visto que este mecanismo no ha sido exitoso en Argentina, incluso los dos que motorizó el kirchnerismo. ¿Que resultado imaginas tendrá éste que lleva adelante el macrismo?

En realidad el primer blanqueo lo que permitió fue un crecimiento de la recaudación impositiva, pero también hay que reconocer que gran parte de los que blanquearon exteriorizaron sus capitales y los dejaron en el exterior.

Sin embargo el gobierno está diciendo que hay un nuevo escenario en el mundo que no va a permitir que nadie pueda esconder su dinero, producto de un acuerdo entre países y por eso todos se van a tirar a blanquear.

La lucha contra los paraísos fiscales está muy bien, pero yo creo que eso es parte del discurso del gobierno y no va a tener demasiada influencia. Las decisiones que tomarán los que se llevaron la plata afuera dependerá si les conviene o no. La realidad es que el gobierno y sus amigos se han llevado mucha plata al exterior durante muchísimo tiempo y ahora tendrán posibilidad de exteriorizarla.

Cuando el presidente de la Nación dice en la Bolsa de Comercio «tendremos que dejar de escondernos» habla en primera persona del plural, o sea que se incluye él e incluye al resto. Habrá que ver cual es el resultado final, pero me parece que lo que va a tener es un resultado impositivo por la tasa que cada uno de los capitales exteriorizados va a tener que pagar y eso va a engrosar las arcas del Estado, pero creo que la mayor cantidad de capitales se van a exteriorizar y se van a dejar fuera del país.

Vos fuiste ministro de Defensa entre junio del 2013 y el 9 de diciembre pasado, durante ese período existieron varias denuncias vinculadas a tareas de inteligencia interna, en particular sobre el general Milani. Ahora nos dicen que quieren transferir las bases de datos de la ANSES a la jefatura de Gabinete, ¿que me podes contar sobre esas denuncias y sobre la actual iniciativa, que si no es espiar a la ciudadania, se le parece bastante?

Lo primero que quiero decir es que ninguna de esas denuncias que se hicieron durante mi gestión fueron comprobadas, ni verificadas y todas están en vía de muerte en sede judicial o desestimadas. Incluso el actual jefe del Ejercito designado por el actual gobierno ha dicho que si él tenía una mirada sobre Milani, era una mirada ponderada. También el ministro actual (Julio Martínez) ha dicho que de esos supuestos aparatos para hacer inteligencia interior que se decía estaban en el Ejercito, no se encontró absolutamente nada y si no encontraron nada es porque sencillamente no existían, entonces creo que esas denuncias eran más que nada de tipo político.

Ahora la utilización de los datos de la Anses por parte del jefe de Gabinete es claramente peligrosa. Además estos días apareció una denuncia sobre la existencia de un grupo de inteligencia trabajando directamente para Marcos Peña, lo cual es claramente peligroso.

Del jefe de Gabinete se dice que dependen los Trolls que operan en el gobierno de Mauricio Macri, también se dice que va a utilizar la base de datos de ANSES para hacer campaña personalizada. Del jefe de Gabinete se dice que tiene un importante aparato de inteligencia bajo su poder, entonces a mi me parece que el jefe de Gabinete tiene que aportarle transparencia al gobierno, cosa que no está haciendo. La transparencia está entre otras cosas en no utilizar esta base de datos que es realmente muy potente, porqué la entrega cada uno de los ciudadanos para que sea bien manejada y que sea utilizada para los fines con los que fue creada.

Entrando un poco en el plano político, hay un sector importante de la sociedad que está mirando a su espacio y se pregunta que piensan hacer en el futuro inmediato. yo te traslado esa pregunta.

Yo creo que el problema es que hay un Frente para la Victoria al que hay que definirlo. La realidad es que se confunde FPV con peronismo. Uno podría decir simplificando, y con el riesgo de que las simplificaciones siempre eliminan los matices, que hay dos posiciones dentro del Frente; una mirada de un grupo de dirigentes más conciliadora, de mayor convergencia con el gobierno de Mauricio Macri, que le han votado muchísimas de las iniciativas, casi todas las que ha enviado al Congreso, y que son dirigentes que tienen más lejanía con Cristina; y otra mirada de dirigentes que tenemos una posición más crítica con este gobierno, sobre todo en lo que hace a su política económica y social, y que tenemos un reconocimiento más amplio del liderazgo de la expresidenta.

En esta primera posición quizá se encuentre la mayor cantidad de dirigentes con responsabilidad institucional, y en la segunda yo creo que se encuentra la mayor cantidad de gente, el ciudadano de a pie, el adherente al Frente para la Victoria, aquel que se refleja en al mirada de Cristina.

El peronismo tendrá que resolver esta tensión como ha resuelto en general todas sus tensiones desde la recuperación de la democracia, que es a través del voto popular. Entonces, quizás en las legislativas del año que viene sea bueno preguntarle a los peronistas y a los adherentes a este partido, si quieren un peronismo más cercano a Macri o más cercano a Cristina. Si quieren un peronismo que funcione más como paraoficialista, escondido en el discurso de la gobernabilidad o un peronismo más crítico con el gobierno macrista.

Sin hacer nombres, para no meterlo en un canibalismo partidario, ¿como se explican tantos propios que se han vuelto ajenos? 

Se explica desde la base que nosotros fuimos un movimiento que se construyó desde el poder, siempre estuvimos condicionados por la coyuntura. Cuando uno gobierna necesita mayorías parlamentarias, intendentes y gobernadores que sean capaces de fidelizar la política que uno lleva en el territorio. De modo que tuvimos que construir con lo que estaba. Néstor tuvo un fuerte impulso renovador entre el 2003 y el 2007 y después llegó otro impulso renovador en el 2011 con Cristina, con el ascenso de una cantidad de compañeros jóvenes. Eso convivió hasta el 9 de diciembre, luego de esa fecha algunos dirigentes que defendieron las políticas más nobles de nuestro gobierno, acentuaron las miradas divergentes que en su momento se licuaban a partir del liderazgo de Cristina y del ejercicio del poder y terminaron generando estas dos posiciones. Por eso yo aliento que el kirchnerismo en esta nueva etapa en la que no estamos en el poder, pueda dedicarse no solamente a participar de las elecciones, sino también a poder construir una fuera política con dirigentes que sepamos qué van a votar (en el parlamento) en el caso que lleguen a diputados o senadores. Esto implica un cambio de lógica en la construcción, nosotros muchas veces terminamos eligiendo al candidato más conocido y no al mejor compañero para candidato. Creo que lo que tenemos que hacer es ir a buscar a los mejores compañeros para que nos representen.

Así planteado, pareciera que la salida del poder forzó una suerte de depuración dentro del espacio que probablemente le haga bien al kirchnerismo.

Seguramente si el peronismo o el Frente para la Victoria, tal cual como lo conocemos, hubiese actuado como un bloque compacto, la política y la situación de hoy en Argentina sería distinta. La situación social de los argentinos sería distinta. Hubiésemos podido ponerle mas frenos al gobierno, interpelarlo con más fortaleza, indicarle para donde tenía que ir y criticarlo con mayor contundencia. Claramente hubiese esperado seguir todos juntos, pero la realidad es que hay dos miradas. Ciertamente cada uno se tendrá que hacer cargo de lo que ha hecho durante estos meses porque la verdad es que el paso de las iniciativas de Macri por el Congreso no le han costado nada, las he hecho pasar sin despeinarse.

¿Cómo está hoy la expresidenta, su liderazgo sigue intacto?

Yo la veo muy bien, con mucha energía, muchas ganas, lógicamente sin la responsabilidad de la gestión que es algo que en general trae mucho desgaste y con un liderazgo claramente intacto.

Pensar en Cristina presa, ¿le sirve al gobierno de Macri, o lo pondría en una posición aún más difícil?

Como primera medida me parecería una gran injusticia. No obstante, lo ha dicho Aníbal Fernández, Macri pidió una denuncia penal por semana. Esta claro que el gobierno funciona con pan y circo, y como el presidente no le puede dar pan al pueblo, le da circo. Y claramente, el circo son las denuncias de corrupción, y si estas denuncias salpican directa o indirectamente a la expresidenta, mucho mejor. Esa es parte de la estrategia.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here