Michel Temer, presidente de Brasil , está envuelto en un escándalo tras darse a conocer unos audios que lo muestran avalando el soborno de un empresario a un potencial testigo en la investigación del mayor escándalo de corrupción en el país, Lava Jato, según el diario O’Globo.

El día fue el 7 de marzo; la hora, las 22.30. El empresario, Joesley Batista, uno de los dueños del mayor frigorífico del país, JBS, entró en el Palacio de Jaburu, residencia del presidente de Brasil, y lo vio allí, esperando. Batista había llegado a la sede gubernamental conduciendo su auto y esa vez, en ese momento, escondía en el bolsillo un grabador encendido.

 

Fueron en total 40 minutos los que compartieron durante los que no hablaron de economía, de exportaciones, de importaciones o de la inflación. El presidente y uno de los empresarios más poderosos de Brasil discutieron otras cosas que quedaron registradas en el grabador oculto.

En un momento, el dueño del frigorífico JBS admitió a Temer que estaba entregando dinero a Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara de Diputados, impulsor del impeachment a la ex mandataria Dilma Rousseff y preso por corrupción, para que no revelara ningún tipo de información que pudiera complicar al jefe de Estado. Temer se mostró satisfecho y aunque disminuyó su tono de voz fue claro:

 

“¿Tiene que mantener eso [los pagos], vio?” se le escucha decir a Temer en la grabación.  El pedido parece claro. Temer necesitaba que Batista pagara esas coimas a Cunha para preservarse en el poder sin turbulencias. Lo que no previó el presidente es que iba a ser traicionado por el empresario, que contó todo a la Justicia, en el marco de la delación premiada.

 

Esta mañana la Corte Suprema de Justicia de Brasil suspendió los mandatos del senador Aecio Neves y del diputado Rodrigo Rocha Loures, ex asesor del presidente Michel Temer, filmados mientras pedían sobornos al dueño del frigorífico JBS, Joesley Batista.
Voceros del tribunal confirmaron que Fachin determinó la suspensión del mandato del senador pero rechazó la petición de la Fiscalía para ordenar su detención pues consideró que tal decisión corresponde al pleno de la Corte, al que remitió la solicitud.
La decisión judicial se conoció al mismo tiempo que se realizaron allanamientos de propiedades de Neves en Brasilia, Río de Janeiro y Belo Horizonte.Tambien se ordenaron pesquisas en el despacho del Congreso del senador Neves, presidente del Partido e la Social Democracia Brasileña (PSDB), la fuerza del ex mandatario Fernando Henrique Cardoso, aliado a Temer.
Según las filtraciones, la Policía Federal grabó a Neves pidiendo unos 600.000 dólares al empresario Joesley Batista, dueño de JBS, que aceptó ser la carnada para reducir sus penas como corruptor de políticos.

print
FuenteAgencias de Noticias
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here