CRISIS HOSPITALARIA
La gobernadora Vidal no encuentra médicos que quieran trabajar para la Provincia.

Por esta problemática, cubrir las guardias en muchos hospitales municipales es un objetivo cada vez más difícil de cumplir y, paralelamente, la difusión de planes para atraer a profesionales no logra buenos resultados.

Entre las causas del conflicto, se enumera la falta de distribución de residencias, las condiciones laborales y la gran demanda a que son sometidos, un monto salarial poco atractivo y la ausencia de un proyecto de vida en poblaciones pequeñas.

En el sur

Al menos un centenar de médicos es el déficit que se registra en los municipios de la región del sur bonaerense y entre la lista de carencias se incluye a disciplinas como emergentología, tocoginecología, anestesia y, en menor medida, neurología y cardiología infantil, diagnóstico por imágenes, traumatología, cirugía o psiquiatría.

El dato surge de un reciente informe efectuado por el diario bahiense La Nueva, el cual agrega que en la región, no son demasiados los médicos que están de acuerdo con hacer las guardias hospitalarias, normalmente de 24 horas y abonadas entre 5.800 y 8 mil pesos. Los municipios muchas veces se ven obligados a pagar más para que sean cumplidas, pero aun así es difícil cubrirlas.

En tanto, en muchos distritos -como Coronel Dorrego y Coronel Pringles, por ejemplo- las propuestas para atraer a profesionales de salud no dan resultados. “Hace dos años ofrecimos un plan de arraigo para nuestra ciudad, asegurando un ingreso mínimo, con un piso de bolsillo y dos años de alquiler garantizado, más lo que pueda hacer en el sector privado y no tuvimos ofertas”, señaló a La Nueva,

Nicolás Queti, director del Hospital Municipal de Coronel Pringles. Para el Dr., “hasta que no se tome una medida de fondo, para que las residencias y los cupos estén regulados de acuerdo a la necesidad, va a ser difícil llegar a una solución”.

Por su parte, en Coronel Dorrego, donde necesitan un médico generalista, un toco ginecólogo, un cardiólogo y un traumatólogo, la oferta del municipio incluye la vivienda por un año, una carrera médica municipal con un salario mensual ascendería a unos 40 mil pesos y un nombramiento en ese cargo, más lo que sume en la actividad privada. Sin embargo, hasta ahora no han tenido interesados.

Según el informe, mientras más pequeño es un distrito, mayores son las falencias y el desinterés de los médicos por radicarse. Es el caso de Copetonas -una localidad del partido de Tres Arroyos-, donde los lugareños vienen manifestando la necesidad de radicación de un médico, que no logra materializarse.

Al respecto, Carlos Deguer, titular de la Asociación Médica de Bahía Blanca, dijo que el problema es “histórico” y lo atribuyó a las condiciones laborales. Para el dirigente, la formación de los futuros médicos es la clave que podría resolver esta carencia y en lo que ya se está trabajando, aunque se mostró escéptico acerca de que el cambio llegue a corto plazo. Asimismo, sostuvo que “una buena red de derivaciones a centros (hospitales) de nivel 2 o 3 daría soluciones eficientes”.

En el norte

Un problema similar se repite en centros médicos de las ciudades de Junín, Chacabuco, Lincoln y General Viamonte, donde re registra un faltante de profesionales para cubrir las guardias.

Consultado por Democracia, Héctor Perea, presidente del Círculo Médico de Junín, sostuvo que el problema fue solucionado en clínicas y sanatorios pero “en el Hospital la situación es distinta porque tiene que ver con los cargos que quedan vacantes y no se cubren”. Para el referente, la falta de interés se debería a los montos que se pagan a los médicos para cubrir las guardias.

Por su parte, Eduardo López, secretario de Salud de General Viamonte, agregó otras causas. “Que las guardias sean de 24 horas, en vez de 8 o 9 es una de esas. Las facultades están graduando más mujeres que varones, y esto es importante porque la mujer además de cumplir su rol de médica sigue manteniendo en nuestra sociedad el rol de madre y de trabajar dentro de la casa, con lo cual cubrir una guardia de 24 horas se les hace muy difícil”, dijo al diario juninense.

Atendiendo a que los graduados de las facultades no se concentren en los grandes centros urbanos, opinó que “se podría armar un programa para que los médicos que terminen la residencia se podrían graduar en el Interior”. Si bien reconoció la limitación salarial, opuso que seregistran menos casos de violencia en hospitales.

En tanto, la doctora Alicia Ramallo, directora del Hospital Interzonal General de Agudos de Junín, sostuvo que se requieren médicos de guardia, en Terapia y clínico. Si bien dijo que no debería haber mayores inconvenientes administrativos o presupuestarios porque tiene el aval del Ministerio de Salud de la Provincia, entiende que hay profesionales que no quieren trabajar en el sistema público de salud, principalmente por las condiciones laborales.

Una situación parecida describió el doctor Ignacio Gastaldi, director del Hospital Del Carmen de Chacabuco, sobre ese hopital y los de Rawson y Castilla, más el centro de salud de O’Higgins.

“Harían falta siete médicos más, pero por ahora se cubre con médicos que hacen más de una guardia por semana, eso no es lo ideal pero es la realidad que estamos viviendo. La guardia de Pediatría se cubre con dos pediatras de guardia activa las 24 horas del día, con médicos que vienen de Junín y de otras localidades”, manifestó a Democracia.

Para el doctor Gastaldi, una de las razones por la que los médicos no quieren hacer guardia es que es un trabajo muy demandante y no muy bien remunerado. “En Chacabuco, la demanda de atención de la guardia general es de alrededor de 180 a 200 consultas por día y esto es agotador”, dijo.

En La Costa

Recientemente, en el partido de La Costa, se dejó al descubierto la falta de médicos. “Lo venimos padeciendo hace mucho tiempo, y cada vez se está notando más porque hay más demanda y estamos trabajando con la misma cantidad de médicos”, aseguró el Dr. Ariel Albert, Director del Centro municipal de Diagnóstico por Imágenes, durante una entrevista ofrecida para FM Opinión.

Según explicó el profesional, debido al fuerte flujo de trabajo “los médicos realmente están saturados” y continuó: “están haciendo tres guardias a la semana”. El especialista mencionó que en la actualidad “tenemos gente de Buenos Aires y de Mar del Plata, que hacen sus guardias de 24 horas acá y luego se retiran a sus lugares”, y manifestó que “necesitamos gente que se quiera quedar en el partido”.

En este sentido, es conocido que desde la Municipalidad de La Costa se busca de forma permanente la posibilidad de contratar profesionales de la salud para incorporar al sistema público local. “Es muy difícil poder conseguir gente”, reconoció Albert ante la emisora local.

print
VíaINFOGEI
FuentePORTAL DE NOTICIAS
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here