Europa: La cara del verdugo.

La ola de atentados y la crisis de los refugiados consolidan la sensación de miedo en el "viejo continente". Esos episodios parecieran darle mayores alas y fuerzas a los partidos de derecha y extrema derecha, como los que ya gobiernan en Hungría o Polonia o como el Frente Nacional de Marine Le Pen que se siente segura de ganar las próximas elecciones en Francia. Los detalles y el análisis del tema en la columna semanal de Guadi Calvo para Portal de Noticias

Por Guadi Calvo*.

El miedo definitivamente se ha instalado en Europa y la recorre como la ola de refugiados que amenaza no solo con crecer sino también eternizarse.

El todavía muy confuso episodio de los explosivos que afectaron el autobús que trasladaba al plantel del Borussia Dortmund mientras se dirigía hacia el estadio Signal Iduna Park, donde se iba a enfrentar con el Mónaco francés  por la Champions League sigue preocupando.

La policía alemana informó que fueron tres los explosivos que detonaron en el momento en que pasaba el bus. La acción hirió en un brazo al jugador español Marc Bartra, y aparentemente, también habría recibido lesiones un policía.  La UEFA por su parte confirmó que el encuentro se postergo por veinticuatro horas,  sin dejar claro si era por aquello de “el show debe continuar”,  “es la economía, estúpido” o la locución latina “Panem et circenses”.

Tras el incidente la policía encontró tres cartas que finalmente confirmaban que el atentado había sido ejecutado por sicarios del Daesh, donde se mencionaba el ataque al mercado navideño de Berlín en diciembre pasado.

Exigían el retiro de los aviones  alemanes Tornado, que operan en Siria contra la posiciones de los califatos y, además, que las tropas americanas abandonaran la base de Ramstein en el suroeste de Alemania. Las cartas también enumeraban venganzas contra distintas personalidades de Alemania y demás países responsables de acciones contra la organización wahabita.

Las investigaciones realizadas llevaron a que la policía realizara varios allanamientos, tras los que detuvo a un iraquí de 25 años residente en la ciudad de Wuppertal, cercana a Dortmund, investigado por su relación con grupos musulmanes radicalizados en el país.

Pese a sus mínimas consecuencias, este ataque alcanzó para que se vuelvan a extremar los operativos de seguridad en todos los estadios de fútbol en los que por estos días se disputan la fecha de la Champions League y, sin duda, el reflejo se extenderá a los campeonatos locales de cada país europeo y a las concentraciones populares.

Euroopa viene sufriendo una seguidilla de ataques a partir del de Charlie Hebdo en enero de 2015, (sin olvidar Madrid en 2004 y Londres en 2005) que con alguna periodicidad se han repetido. La repercusión mediática, social, política y militar, con cifras importantes en unos casos y mínimas en otros, se agigantó por lo que pudieron haber sido, como sucedió la semana pasada en Estocolmo.

Pero esto también nos hace pensar en cómo tomaría occidente si, solo por nombrar los más recientes, los comparamos con los que suceden a diario en el Magreb, Medio Oriente, Pakistán y Afganistán, las cincuentas muertes producidas el último domingo tras dos ataques contra iglesias coptas en Egipto o el frustrado ataque  contra el nuevo jefe del Estado Mayor somalí, Mohamed Ahmed Jimale, que aunque el salió ileso, provocó la muerte de cerca de quince de sus acompañantes, en pleno centro de Mogadiscio, tras estrellarse un atacante suicida del grupo integrista al-Shaabab (al-Qaeda) .

Cabe preguntarse ¿qué hubiera sucedido si esa cincuentena de muertos coptos se hubiera producido en la sinagoga de La Paz de Estrasburgo o la comitiva del comándate en jefe de las fuerzas armadas portuguesas, el teniente general Rovisco Duarte, con él a la cabeza, hubiera sido atacada en el barrio lisboeta de la Alfama?

¿Cómo hubieran reaccionado los medios, los gobiernos y esa entelequia cada vez más difusa, operada por los medios de desinformación masivos, llamada opinión pública? O si uno de los cientos de ataque casi diarios que suceden en Irak como el de julio del año pasado, cuando murieron más de 300 personas en el barrio chiita de al-Karrada de Bagdad?

O peor aún, si dos mil europeos hubieran corrido la suerte de los campesinos nigerianos, que en una noche fueron asesinados en la aldea de Baga y alrededores por la mesiánica banda Boko Haram (Daesh), pocas horas después de los sucesos de Charlie Hebdo.

El terror en Europa, blanca y rica, al contrario del de las poblaciones unpeople  (no pueblo) como las llama George Orwell, es incontrolable e inocultable, como lo deja en claro una noticia de escasa importancia pero extremadamente significativa, que pasó desapercibida pero que muestra claramente el síntoma.

Durante la tradicional procesión de “Las Promesas del Cautivo” en Málaga, una muestra anual de la devoción por Jesús Cautivo y  la Virgen de la Trinidad, donde acuden miles de promesantes desde todos los puntos de España, un simple disturbio, (algunos dicen que una pelea de borrachines, otros arguyen disparos y un misterioso auto que había entrado a toda velocidad de contramano hacía la plaza de la Merced, centro de los festejos), provocó una monumental estampida en todas direcciones de una multitud que hasta un momento antes estaba en total tranquilidad.

La descontrolada carrera tiró al piso a nazarenos, promesantes, cirios, estandartes de hermandades, los músicos abandonaron sus instrumentos, la gente no se detuvo ni a recoger los teléfonos móviles que se iban cayendo y un número indeterminado de niños se perdió de sus mayores.

La presencia de un helicóptero de la Policía Nacional que sobrevolaba la zona sumó más terror entre la gente que buscó refugió en los locales y casa particulares.

Los servicios médicos debieron atender múltiples desmayos, crisis de ansiedad y ataques de pánico. La jefatura policial fue invadida por más de cien personas que se negaban a abandonar la dependencia. El episodio, al final, dejó la friolera de… dos heridos leves.

La cara del miedo

La unidad europea pende de un hilo, o mejor dicho, de los caprichos del autócrata turco Recep Tayyip Erdogán quien contiene en sus fronteras casi 5 millones de refugiados que están esperando el momento para lanzarse a Europa.

Mientras, cada día se incrementan las partidas desde Libia (ver Libia: Naufragios en el desierto.) agudizando la crisis de refugiados que ha generado dos cuestiones clave: el Brexit y el desproporcionado crecimiento de las ultraderechas en todo todos los países del continente, (en Polonia, Hungría y Ucrania ya están en el gobierno) y la posibilidad de que la candidata Marine Le Pen pueda alzarse con la presidencia de Francia en las elecciones de abril, lo que sería prácticamente una carta de defunción de la Unión Europea (UE).

También hay que señalar el incendio del campamento de refugiados de Grande-Synthe , al norte de Francia, cerca de Dunkerque, que contaba con más de 300 cabañas de madera con capacidad para cuatro personas, con calefacción, baños y electricidad. El siniestro dejó literalmente a la intemperie a 1500 personas, en su mayoría iraquíes y kurdos, que en plena campaña electoral  nadie se animara a atender.

Europa es responsable de la crisis de los refugiados, tal como lo ha denunciado el portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Joel Millman. Muchos de ellos, en pequeños pueblos de las rutas migratorias que surcan el desierto libio como en Sabha, se subastan en mercados públicos  entre 300 y 500 dólares, para mano de obra de mercaderes libios o, en caso de las mujeres, para engrosar los prostíbulos de Europa, Medio Oriente y Asía Central.

Europa, que ha seguido mansamente todas las disposiciones del Departamento de Estado, convirtiéndose en  partícipe necesario de las sangrías cometidas en el Magreb, Medio Oriente y Afganistán, que no solo ha bombardeado poblaciones civiles sino también financiado descaradamente a grupos vinculados a al-Qaeda y Daesh, ha festejado el reciente ataque a Siria de Donald Trump, quien hasta pocas horas antes era un monstruo.

Europa, aterrorizada por  los refugiados y el terrorismo,  parece no entender que una reacción de Rusia tras el bombardeo podría comprometer la vida de millones de personas, incluso europeos.

Jean Paul Sartre escribió: “A los verdugos se les reconoce siempre, tienen cara de miedo”. Esa misma cara que hoy tienen millones de europeos.

 

* Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

print
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here