Miles de pequeñás y medianas empresas al borde de la quiebra por no poder afrontar las subas en los servicios.

Luego que el cuestionado ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, anunció el nuevo cuadro tarifario del gas, el sector de las pymes tuvo que recalcular sus costos operativos, y ya se preparan para una sangría de dinero que no muchas podrán soportar.

La nueva resolución despertó fuertes críticas entre los empresarios más pequeños; advirtieron que el aumento, a pesar de se inferior a la suba anterior, continúa representando un problema económico en tiempos de recesión, caída de las ventas y el aumento en la oferta de productos importados. Además, consideran inaceptable tener que abonar las boletas de abril-septiembre bajo el cuadro tarifario anterior, que ahora quedó derogado y que involucraba subas en el orden del 500 por ciento.

El sector pidió al Gobierno que aplique una segmentación según el tamaño de la empresa y el tipo de utilización del gas que tiene. También hubo críticas de las entidades de consumidores.

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) criticó que “el nuevo cuadro rige a partir de hoy, por lo tanto las pymes deberán pagar las facturas ya emitidas entre el primero de abril y la fecha con los correspondientes aumentos de ese período. Se convalida así una sangría de recursos injusta y arbitraria, sin ninguna justificación que avale tal despropósito. Este cuadro de incertidumbre impacta a los sectores de las pymes, en un marco de agravamiento de una situación económica general a raíz de los aumentos de precios, la caída del consumo interno, las importaciones irrestrictas y el ahogo financiero”. “El anuncio busca convalidar el ´tarifazo gradual´, sin explicaciones sobre su razonabilidad y sustentabilidad. Las pymes continúan condenadas a un alto grado de incertidumbre e inseguridad jurídica”, agregaron.

En tanto, la siempre suiza, CGERA, consideró “positivo que el Gobierno haya tomado nota en parte de los reclamos que hicimos las pymes tanto en la audiencia pública como en los recursos de amparo presentados por las diferentes cámaras. Sin embargo, aumentos del 300 por ciento para algunas pymes son desmedidos en una situación de diez meses de caída de la demanda”, consideró la confederación en un comunicado. “Antes de pensar en un aumento lineal de las tarifas más allá de si es del 500 o del 300 por ciento, se debe hacer una segmentación de todo el universo pyme. Decirle hoy a una pyme que pagaba 100 mil pesos de gas que ahora va a pagar 400 mil es una suba muy fuerte que en tiempos de recesión no se puede trasladar a precios. Esperamos que el gobierno entienda que es importante sostener los subsidios de quienes generan el 80 por ciento del trabajo en nuestro país”, agregaron en un tono conciliador.

También desde las asociaciones de consumidores criticaron el anuncio del ministro de Energía, Juan José Aranguren. “El nuevo cuadro tarifario no presenta grandes diferencias respecto a los cuadros anteriores. Seguimos con un aumento del 300 por ciento en promedio. La única modificación se da en La Patagonia, en donde hubo una baja en las tarifas de Camuzzi, que en su momento habían aumentado en un 2 mil por ciento. El Gobierno tampoco atendió a lo que se había planteado en la audiencia acerca de la necesidad de modificar las categorías tarifarias de acuerdo a las condiciones climáticas. En suma, esta es la ratificación del tarifazo”, dijo a este diario Pedro Bussetti, de Deuco.

Desde las empresas concesionarias celebraron la medida. “Los nuevos cuadros tarifarios permitirán a las empresas de gas establecer un horizonte de inversiones para que más hogares e industrias argentinas accedan al servicio. Estos permiten ayudar a aquellos hogares que se encuentran en una situación económica vulnerable. Simultáneamente, esto posibilitará que el sistema en su conjunto sea más sustentable”, dijo Horacio Cristiani, presidente de Gas Natural Fenosa.

print
FuentePORTAL DE NOTICIAS
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here